Argentina: Iguazú bajo cero

¿Iguazú bajo cero?   ¡Imposible!

El Puerto Iguazú ubicado en la provincia de Misiones-Argentina, se encuentra en plena selva y cuenta con un clima semi-tropical, de allí que suene una locura afirmar que pueda estar bajo cero en algún momento.

Pero es verdad, existe un pedacito llamado Icebar Iguazú en donde la temperatura es de menos diez grados (-10°), un bar de hielo en donde todo absolutamente todo es de hielo: bancas, sillas, esculturas, vasos. Nos contaban que diariamente se fabrican 300 vasos de hielo, los que se descartan o el visitante puede llevarse de recuerdo, en realidad deberían obsequiarle una escultura a cada turista, pues el precio de la entrada es de US$50.00 Dólares por persona, lo que cubre el ingreso y todos los tragos que puedas tomar en el lapso de una hora.

Tengo la certeza que el único que recuperó semejante inversión, fue mi padre. Porque aunque nos esforzamos con mi madre, no dimos la talla.

Compramos los tickets en el hotel. Nos recogieron cerca de las 21.00hrs, nos indicaron ir con zapatillas y en 35 minutos estábamos recibiendo: guantes y una campera.

Esperamos un poco y hacemos una fila, alguien nos recibe con música y nos inyecta un poco de energía, digamos que nos prepara para el ingreso triunfal.

El lugar no es inmenso pero es muy atractivo, todos piden sus tragos, mis compañeros de fiesta estaban animados y emocionados, se les notaba a flor de piel.

Mi cámara tuvo problemas para captar algunas fotografías porque el ambiente tenía una luz azul de poca iluminación, también existía la opción de comprar fotografías en el local, pero ya te he contado que lo más económico allá, fue el agua que mi madre se tomó de las cataratas.

En fin, el tiempo transcurrió rápidamente, nos divertimos mucho, me embriagué por primera vez con mis padres y con ellos fuimos a buscar algo de comer (como se hace religiosamente después de beber). Además, con un par de amigos que conocimos en los días de estar allá, decidimos pagarle un adicional a Silmar (el conductor) para que nos ayudara a vagar por las calles de Argentina. Y así fue, llegamos a un mercado en donde además de comer exquisitamente, brindamos con un buen vino y claro, era Argentina, en donde la carne y el vino son la combinación perfecta, el único divorcio que nunca llegará sin importar el tiempo de la relación (¿qué?) ¡Ah, sí! Fuimos a la triple frontera otra vez, la comunicación se torno algo complicada porque ya nadie pronunciaba correctamente, pero era porque hablábamos muy rápido (mentira).

Entonces, siendo casi las 03.00a.m., regresamos al hotel, con esa sensación de felicidad que las nuevas aventuras te regalan. En algún momento me sentí la madre de mis padres, y fue increíble, no muchas personas tienen la oportunidad que he tenido yo, lo que hasta el día de hoy considero todo un privilegio.

Que la vida te regale ese mágico momento, en donde seas tú quien pueda ver a sus padres hechos niños, así cuando ellos no estén más, podrás saber que cuidaste de ellos desde siempre.

 

Janice Sánchez

¡Hola, soy Janice! Nací en Perú el 20 de Diciembre de 1981. El amor por los viajes surgió hace mucho de modo que pasa el tiempo y mi gusto por la mochila y la fotografía se hace crónico. Descubrí que tanta experiencia de vida podría convertirse en letras algún día y es lo que hice, empecé a escribir y a escribir, no existe un momento en el que mi mente no divague entre tantas interrogantes, ser reflexiva me ha dado tanto y aunque no creas también me frenado en ciertos aspectos de mi vida porque irremediablemente lo pienso todo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.