Día N° 02 – Guayaquil – Ecuador

Despertamos cansados de la noche anterior, un par de jirafas (cerveza en contenedores altos con surtidor) para 6 personas fue más que suficiente (estábamos exhaustos), lo simpático de la noche para los muchachos fue la morena de curvas impresionantes que el local tenía como anfitriona, tanto así que ponerse de pie al costado de ella era para mí (sin dudar) pésima idea.  Los tuvo en vilo por mucho tiempo hasta que finalmente se animaron a pedirle la foto de rigor, hombres.

En fin, todos listos rumbo a desayunar a un snack peruano, las raíces no se pierden, el amor por nuestros antojos tampoco.

Éramos 4 los que emprendimos el viaje, digo éramos porque luego nos separamos, decidí por mi parte quedarme en Guayaquil y los demás partieron a Montañita, en donde cuenta la leyenda hay mucha farra (fiesta), licor, festejo y bueno todo lo que creas que contiene una fiesta, sus planes eran despertar y terminar el último día en Salinas, que por las fotos parece una playa muy linda también, pero no me conquistaba la idea, los tiempos de ir de viaje por fiesta ya no es lo mío, y la playa habría sido buena idea si es que no me hubiese faltado conocer algunos lugares representativos, educativos, culturales en plena ciudad Guayaca.

Además no hace mucho conocí algunas playas en otros lugares que luego voy a contarte, vivo en plena costa peruana y para cerrar con broche de oro, mi oficina tiene vista al mar. Creo que hasta allí puedes entender lo que intento decir, entiendo, todas son diferentes y tienen sus encantos, pero queda claro que en un viaje siempre debes hacer lo que quieres, porque sino al regresar a casa podrías arrepentirte o quizá pensar que cuando regreses la próxima vez….

Cerca a la avenida 9 de Octubre, quizá a unas 4 o 5 cuadras queda el emblemático parque de las Iguanas, el que crucé para llegar a la Iglesia Principal (Plaza Mayor/Catedral), hermosa, enorme, con mucha luz pero sobre todo con varios televisores plasma, dos por columna de regular tamaño, lo menciono porque me parece un dato curioso, además no lo había visto antes en ninguna iglesia. Me quedé un buen tiempo allí pensando en lo que a veces es mejor no pensar, lo digo porque ponerse nostálgico a mitad de viaje, no juega.

DSC_2090[1]

Salí de la iglesia preguntando por el parque de las iguanas y mientras más me lo señalaban, menos lo veía, hasta que un buen hombre casi me lleva de la mano, me dice es el que cruzó para llegar aquí, entonces le pregunté por la Iguana de 12 metros que vi en todas las fotos antes de ir a Guayaquil y respondió, eso no tiene nada que ver con el parque, eso está en un Mall Plaza, entonces comprendí porque no quería aceptar que el parque de las iguanas era el parque de las iguanas, en fin, tomé fotos y prometí ir a buscar al día siguiente a mi Iguana de 12 metros, ¿se leyó raro? Es tu mente, no es mi culpa.

11219144_443884209120107_1351335106107657787_n

Regresé al hotel a vestirme para la ocasión, me iba a dar una vuelta en el famoso Barco Morgan, el que recorre en promedio una hora el Río Guayas, el costo del paseo fue de US$7.00 más una bebida que me tomé por US$8.00, claro, si deseas no bebes nada, pero disfrutar del paisaje, de mi cámara y de la sensación de estar bien, ameritaba un trago.

Conocí un soltero con cara de casado, la verdad ni siquiera pregunté, nos utilizamos (sigue siendo tu mente) pues él me tomaba fotos y yo hacía lo mismo por él, en realidad hice más por él que él por mí, pues le tomé las fotos con mi cámara para pasárselas por Bluetooth (su celular no tenía flash), luego nos despedimos y decidí caminar por debajo del Malecón, lleno de tiendas de todo precio, de los que te espantan y de los que te animan, lo interesante es que en todo el largo subterráneo había Wi fi, magnífico!

DSC_2145

Recordé una vez más porque amo las zapatillas y es porque los tacos me agotan terriblemente, (debe ser la edad también), ya tenía la entrada para el cine ¿Loca? Bueno es una de mis tradiciones, siempre intentar ir al cine o al teatro, lo que resulte más económico. Pero esta vez me habían recomendado de sobremanera el cine de Guayaquil, me lo refirieron como uno de los mejores de Latinoamérica, déjame decirte que no te lo puedes perder, bueno al menos aquí en Perú no existe un cine como el de IMAX, era impresionante, era como estar en un platillo volador, en donde la mitad era la pantalla y la otra mitad las butacas, no dejaba de admirarlo, creo que vi más veces la infraestructura que la película en sí, fue genial, me habría quedado allí por varias películas pero no era posible, mi amiga Guayaca me esperaba para un café.

Y con el café cerré la noche, conociendo nuevas personas, nuevas experiencias de vida, la “chofera” del día siguiente, la que amablemente se ofreció a no llevarnos porque estaba cansada pero que nos esperaba hasta que tomáramos un taxi (eso sí, taxi amarillo siempre y con cámaras incorporadas, ningún otro color), pero está perfecto, sino somos sinceros desde el inicio no lo seremos jamás.

Y si aún no te atreves a pasear sola, te dejo la página web de una Agencia de Viajes con la que puedes conocer Guayaquil: www.guanitours.com, no la recomiendo porque la haya contratado, sino porque conocí a las personas que manejan la agencia y fueron absolutamente amables conmigo, me pasearon sin cobrarme nada, me esperaron, me tomaron las fotos, y entonces ya te imaginas que si les pagas, lo deben hacer 5,000 veces muchísimo mejor.

Promedio de dinero desembolsado día N° 02: US$ 49.00 (Alojamiento: US$ 10.00, alimentación: US$ 9.00, Barco Morgan US$ 15.00, Cine US$ 5.00, Movilidad US$  10.00)

Janice Sánchez

¡Hola, soy Janice! Nací en Perú el 20 de Diciembre de 1981. El amor por los viajes surgió hace mucho de modo que pasa el tiempo y mi gusto por la mochila y la fotografía se hace crónico. Descubrí que tanta experiencia de vida podría convertirse en letras algún día y es lo que hice, empecé a escribir y a escribir, no existe un momento en el que mi mente no divague entre tantas interrogantes, ser reflexiva me ha dado tanto y aunque no creas también me frenado en ciertos aspectos de mi vida porque irremediablemente lo pienso todo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.