Cusco – Perú: Vinicunca “La Montaña de Colores”

Empezaré contándote que tengo la mochila lista y que es casi, media noche.

Ya he ido a lugares con mucha altitud y en donde el frío es intenso, pero ninguno que tenga la altura que tiene Vinicunca, que llega hasta los 5,100 m.s.n.m., por lo tanto, hojas de coca, agua y un par de medias adicionales, no deben faltar. Si el frío no se filtra por los pies, es sencillo mantener el calor corporal, caso contrario, prepárate para sucumbir ante la hipotermia (te lo digo por pura experiencia).

Descansaré un par de horas, el guía debe pasar por mí a las 03.00 a.m., por ende, me duermo con todo puesto, excepto los zapatos, y es que el frío te inspira respeto, por lo tanto, no creo que te anime vestirte a las 02.00 a.m. y además, despertar a las compañeras de habitación.


*************************************************SUENA LA ALARMA***************************************


Estoy en el lobby del hostel, esperando, muriendo de frío y rogando porque la camioneta sea confortable y pueda dormir las 4hrs de viaje que toma llegar al lugar en donde vamos a desayunar (aproximadamente: 07.00 a.m.).

Y bueno, hay más asientos que compañeros, por lo tanto, dos asientos para mí sola, me vienen perfecto.

Llegamos a Quesiuno (a 4,200 m.s.n.m.), el paisaje que nos acompaña es increíble. Nos recibe Sofía, quien será nuestra guía y nos explica (mientras desayunamos),  la ruta y las precauciones que debemos tener, además nos cuenta que en el camino encontraremos servicios higiénicos muy rústicos, construidos por la comunidad que pertenece a Quesiuno y pueblos aledaños, nos cuenta que en época de frio intenso, las personas no pueden vivir de la agricultura, precisando tener otros ingresos, por lo que nos pide colaborar voluntariamente con ellos, por el trabajo de recoger la basura y limpiar los baños que los turistas usan en el trayecto a Vinicunca.


********************************************INICIAMOS EL ASCENSO****************************************


Luego de desayunar, nos han trasladado (en la camioneta) a 15 minutos de distancia, llegando así, al punto de inicio del trayecto, el que nos tomará cerca de 3hrs. Si deseas, puedes alquilar bastones para ayudarte en las pendientes, además, ofrecen caballos para subir la mayor parte del camino, el precio es de S/.90.00 (Soles).

Muchas personas se animaron por esta alternativa, sin embargo, yo no la recomiendo por varios motivos:

  1. Subir a caballo te ahorra esfuerzo físico, no te cansas, no te falta el aire, lo que me parece buenísimo, sin embargo, sin ejercicio, es difícil puedas generar calor corporal, y exponerse al frío prolongadamente puede que te afecte lo suficiente como para no continuar con la (loca) aventura que ya tiene una gran inversión de tiempo.
  2. El alquiler del caballo tiene un precio superior al del tour (S/.65.00), lo que tendrá un impacto en tu economía, en mi caso eran 3 noches de alojamiento.
  3. Yo sé que los caballos son animales de carga, pero no pude dejar de sentir pena, ante su cansancio y su jadeo. Y es que subir era mi decisión, para ellos era una obligación.
  4. Si llega a nevar como hoy, la tierra se hará lodo y los caballos empezarán a tener dificultad para subir, y pasará lo que ha pasado con algunas turistas, se han caído repentinamente cuando sus caballos han resbalado. No hay nadie grave, pero sí, personas adoloridas y muy asustadas.

Llevamos un poco  más de una hora caminando, las hojas de coca que se deshacen en mi boca me ayudan a no sentir frío, Recuerdo a mi abuelo “chacchando coca”, lo recuerdo como si fuera ayer.

“El chacchado de la hoja de coca es una costumbre ancestral, la hoja de coca era en el tiempo de los incas, tan valiosa como el dinero, pero fueron los españoles los que ayudaron a usar las hojas de coca mezcladas con cal para mitigar el hambre, la sed y el cansancio, y así alargar las horas de trabajo forzado.

Hoy en día, esta costumbre se mantiene en muchos lugares, es una tradición que ha sobrevivido al tiempo”.

Mi guía me dice que debo avanzar, que soy la última del grupo, pero no es verdad, en realidad soy la penúltima, detrás de mí,  viene un muchacho coreano, que dicho sea de paso, se ve muy mal. Son varios los grupos que han ido llegando, sin embargo, distinguir a mis compañeros no es difícil, nos han dado unos chalecos verdes inmensos y muy parecidos a los que usan los cambistas en Perú (personas que cambian una moneda por otra).

No me sentía cansada, pero me costaba un poco respirar, y aunque mi guía me presionaba, yo sabía que iba a llegar, quizá no a su ritmo, pero iba a llegar (igual sabes que no te puede dejar, te puede odiar, pero no te puede dejar).


**************************************************** EL AUSANGATE****************************************


El Ausangate es una de las montañas más altas del Perú, este nevado es considerado para deporte de aventura, y aunque sabía que estaba cerca de la Montaña de Colores, no imaginaba que esa proximidad era literal.

Desde el punto de inicio era posible observarlo, allí estaba el Ausangate, imponente, hermoso y muy, muy blanco. De hecho, cuando llevábamos dos horas de camino, empezó a nevar, el hielo golpeaba nuestro rostro llevado por la velocidad del viento. No voy a negarlo, era una experiencia muy agradable, sin embargo, me preocupaba si sería posible ver Vinicunca.

La guía me explicaba que este mes (finales de Mayo), era ideal para ver la Montaña de Colores, y que era muy raro que estuviera nevando, pero que el clima era así, impredecible.


**************************************************VINICUNCA**********************************************


Hemos llegado, estamos a 5,000 m.s.n.m., la Montaña de Colores está cubierta al 80% de nieve, no puedo negar que tengo sentimientos encontrados, me desborda la satisfacción de haber llegado, pero me consume la frustración de no ver la Montaña como la vi tantas veces en fotografías de internet o folletos. Pienso en cuánto tiempo podré regresar, pienso en si tendré las mismas ganas y el mismo físico, bueno, me queda disfrutar del 20%, una pequeña montaña de toda la extensión de montañas.

Me dicen que si logro subir hasta el mirador (100mts más), podré apreciar la montaña desde otra perspectiva, sin embargo, toda esa subida está cubierta de nieve, y he decidido no subir.

Nadie quiere quitarse los guantes, hace demasiado frío, y por lo tanto, encontrar una buena alma que te tome fotografías, resulta algo complicado, pero jamás imposible.

Nos han permitido estar no más de 30 minutos, los guías son algo impacientes y la verdad es que es la razón por la que no me gustan los tours, o quizá se debe a mi espíritu rebelde, pero sea como sea, hago de cuenta que no es conmigo, hasta que vienen a buscarme con una sonrisa un tanto fingida. Lo sé, lo entiendo, pero es mi tiempo de disfrutar y solamente intento defenderlo.


***************************************************DESCENSO**********************************************


Hemos iniciado el descenso, en mi caso (al parecer) es sicológico, pues casi siempre es lo más sencillo del trekking y es cuando más energía tengo, quizá sea prisa por llegar a la camioneta.

En el camino mucha gente alquila caballos nuevamente, otros se ven muy, muy cansados y hay quienes se han regresado a mitad de camino, entre otras situaciones que no te cuento porque esto es algo que no te puedes perder.

Haremos una parada en Quesiuno para el almuerzo y luego de regreso a Cusco.

Deseo con todo el corazón que los datos te ayuden y sobre todo, te animen. Si tienes alguna duda, pues aquí estoy como siempre, con toda la disposición del mundo para ayudarte.


*******************************************************FIN**************************************************


 

Janice Sánchez

¡Hola, soy Janice! Nací en Perú el 20 de Diciembre de 1981. El amor por los viajes surgió hace mucho de modo que pasa el tiempo y mi gusto por la mochila y la fotografía se hace crónico. Descubrí que tanta experiencia de vida podría convertirse en letras algún día y es lo que hice, empecé a escribir y a escribir, no existe un momento en el que mi mente no divague entre tantas interrogantes, ser reflexiva me ha dado tanto y aunque no creas también me frenado en ciertos aspectos de mi vida porque irremediablemente lo pienso todo.

2 thoughts on “Cusco – Perú: Vinicunca “La Montaña de Colores”

  • Marzo 5, 2018 at 3:24 am
    Permalink

    Mil mil gracias por compartir tu aventura de viaje,
    Es algo unico vivir y estar en contacto con la naturales q la vida nos ofrece las experiencias vividas nadien nos podra quitar.

    Reply
    • Marzo 5, 2018 at 4:44 am
      Permalink

      Nada que agradecer, mientras el tiempo y el ánimo me acompañe, siempre seguiré compartiendo. Gracias a ti Luisa. Abrazo.

      Reply

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.