Día N° 01 – Guayaquil – Ecuador

Partimos de Piura-Perú a las 10.00pm., teníamos conocimiento de que el viaje llevaría 11 horas y pagamos por el boleto US$ 18.00, pero las 11 horas se hicieron 13, existían pasajeros con problemas para ingresar a Ecuador, en algún momento habían estado allá y olvidaron marcar su salida, para Migraciones ellos seguían en Ecuador, tuvimos que esperar que tomaran un taxi y vayan a 4km a marcar su salida, nosotros permaneceríamos en Migraciones de “Entrada a Ecuador” y “Salida de Perú”.

Arribamos a Guayaquil en promedio 11.00am, y allí estaba ella, aquella Guayaca que conocí en Río de Janeiro hace 5 años, como para no creértelo, porque suele pasar que agregas a mucha gente en los viajes y usualmente no los vuelves a ver más, sin embargo, te sigues dando por enterado de sus vidas y aficiones.

Nos trasladó gentilmente hasta el hotel en donde nos quedaríamos y le entregué el Pisco peruano que todo foráneo debe probar, porque nos representa, porque es nuestra marca.

El Hotel 9 de Octubre nos recibió por US$ 18.00 la noche en habitaciones de dos personas, y te digo que la avenida del mismo nombre es céntrica, inmensa, segura y con excelente ubicación para visitar los principales atractivos de Guayaquil, el Cerro Santa Ana en donde se ubica el Barrio Las Peñas y, el Malecón 2000.

El Malecón 2000 se encuentra al costado del Río Guayas y tiene una extensión de aproximadamente 2.5km, 20km hacia el Oeste el río se une con el Océano Pacífico. A mitad del Malecón nos encontramos con la Plaza Cívica que por ser tan representativa nos dificulta el trabajo de tomarle una foto sin personas, entonces le pedimos disculpas a Simón Bolívar y San Martín para retratarlos sin pies y hasta las rodillas.

Continúas caminando y es inevitable sorprenderte ante el conjunto de edificios que se levantan sobre la ciudad, además la vista desde el Malecón es cautivadora, agua y ciudad se unen y te regalan la sensación de estar en una mini Miami Beach.

11209598_443848079123720_553511420684300845_n

Finalizando el Malecón se encuentra el Museo de Miniaturas, el Cine Imax, el Patio de Comidas y entonces, elevas la mirada y el Cerro Santa Ana te saluda y te invita a recorrerlo, en principio nos dijeron que tengamos cuidado, que no nos desviemos del camino, que era un poco peligroso y ya te imaginas lo cautelosos que fuimos al iniciar el ascenso (444 escalinatas) para llegar al faro desde donde puede observarse toda la ciudad. A medida que íbamos subiendo nos sentíamos muchísimo más seguros, además de sentirnos acompañados todo el tiempo por el resguardo policial. Allí en las faldas del Cerro Santa Ana se encuentra el Barrio de las Peñas, encantador, colonial, lleno de artistas, lugares para comer, bares, entre otros.

11165318_443848635790331_6215900836751322653_n

En aquel barrio también ubicamos los Museos de los equipos del  Astillero, el Barcelona y el Emelec, yo entiendo poco de fútbol, pero tú que lo tienes muchísimo más claro, lo vas a disfrutar en grandes dosis y con efervescencia.

Un poco cansados y luchando contra el calor que llegaba a los 35° logramos llegar al faro y desde allí contemplamos la hermosa ciudad de Guayaquil, la que nos había enamorado en ese preciso instante, la que nos hizo olvidar que no habíamos almorzado y que era necesario buscar algún lugar cercano.

11140426_443881192453742_2504990593033802567_n

Luego de almorzar en promedio 5.00pm todos decidieron dormir un poco, mientras tanto yo me preparaba para ir a degustar uno de los platos principales de Guayaquil, el “cangrejo” en variadas presentaciones, para todos los gustos pero quizá no para todos los bolsillos pues un plato alcanzaba los US$ 15.00 (más que la noche de hotel) pero no me quejo, primero porque me invitaron a cenar y en segundo lugar porque todo estaba delicioso, el restaurante la Pata Gorda nos hizo esperar por una mesa y la espera valió la pena. Y es que no hay nada mejor que conocer la ciudad con una local, con alguien que te va a invitar a aquellos lugares a los que muchos turistas no podrán acceder con facilidad,  esos lugares que aquí en Perú los llamamos “huecos” por ser pequeñitos pero absolutamente recomendables, económicos y encantadores. Evidentemente la Pata Gorda no era un hueco, pero era un lugar que jamás habría conocido sino fuera de la mano de mi amiga guayaca.

Cerramos la noche en la Zona Rosa, zona nocturna de pequeños bares, algo muy similar a nuestro querido Barranco en la ciudad de Lima-Perú, la diferencia la hacían las micheladas (cerveza, limón, tabasco y sal) y las famosas jirafas (surtidores alargados de cerveza), todo estuvo muy bacanísimo para ser el primer día.

Promedio de dinero desembolsado día N° 01: US$ 29.00 (Alojamiento: US$ 10.00, alimentación: US$ 9.00, Tour US$ 0.00, Fiesta US$ 10.00, Movilidad US$ 0.00)

Janice Sánchez

¡Hola, soy Janice! Nací en Perú el 20 de Diciembre de 1981. El amor por los viajes surgió hace mucho de modo que pasa el tiempo y mi gusto por la mochila y la fotografía se hace crónico. Descubrí que tanta experiencia de vida podría convertirse en letras algún día y es lo que hice, empecé a escribir y a escribir, no existe un momento en el que mi mente no divague entre tantas interrogantes, ser reflexiva me ha dado tanto y aunque no creas también me frenado en ciertos aspectos de mi vida porque irremediablemente lo pienso todo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.